IMG_6878

IBEI (Institut Barcelona d’Estudis Internacionals) and ESADEgeo (ESADE Business School’s Center for Global Economy and Geopolitics) are organizing the third edition of the Barcelona Workshop on Global Governance, an international workshop to discuss questions relating to global governance, on 15 & 16 January 2014. The workshop will focus on ‘The Public and the Private in Global Governance’. Confirmed keynote speakers include Andrew Hurrell (University of Oxford) and Jonas Tallberg (University of Stockholm) as well as Narcís Serra (former Spanish Minister of Defense and Deputy Prime Minister) and Javier Solana (former NATO Secretary General and EU High Representative for Common Foreign and Security Policy). Abstracts of up to 500 words should be sent to info@bcnwgg.net by 29 September 2014. Further information is available at http://bcnwgg.net/.

Tiene subtítulos y transcripción del texto en español. 

La Universidad Externado de Colombia fue sede de la III Conferencia Bianual de la Sociedad Latinoamericana de Derecho Internacional los pasados 14, 15 y 16 de agosto. Este evento reunió a 78 ponentes de toda la región quienes presentaron sus estudios y reflexiones sobre la jurisdicción internacional y América Latina.
Tras las sesiones plenarias y los diversos paneles, tuvo lugar la convocatoria de los nuevos grupos de interés, el primero de ellos dedicado a las “Cortes y Tribunales Internacionales” dirigido por la Profesora Paula Almeida, de la Fundação Getulio Vargas; el segundo dedicado al estudio de “La nueva relación entre el derecho internacional y el derecho interno: su papel en la construcción del escenario jurídico global” bajo la coordinación de Paola Andrea Acosta, de la Universidad Externado de Colombia.
Finalmente, el evento cerró con el desarrollo de la Asamblea General de la Sociedad. En el transcurso de esta reunión, se informó que la Sociedad trasladará su oficina principal a São Paulo, mantendrá su sede en Ginebra y abrirá una nueva oficina en Nueva York. Además, la Asamblea reiteró en su cargo como director General y director ejecutivo a los profesores Marcelo Kohen y Wagner Menezes, respectivamente y designó como Coordinadora General de los grupos de interés a la Profesora Paola Andrea Acosta. Eduardo Valencia Ospina, miembro de la Comisión de Derecho Internacional y ex Greffier de la Corte Internacional de Justicia, fue nombrado nuevo presidente de la Sociedad.
Para más información sobre la forma de asociarse a esta organización o, en general, sobre su funcionamiento se puede consultar www.sladi-lasil.org. Para mayor información sobre los grupos de interés favor escribir a paola.acosta@uexternado.edu.co.

Applications until 30 September 2014. Here is the information. Good luck!

El premio Nobel Jeffrey Sachs impartirá un curso (mooc) en la maravillosa plataforma coursera sobre “The Age of Sustainable Development”, uno de los temas clave de hoy. El curso empieza el 2 de septiembre. Habrá un manual del profesor Sachs. ¡Y todo es gratis! Una buena oportunidad de aprender y disfrutar.

Nota: Sólo está en inglés. Esperemos que en la próxima ocasión incluyan subtítulos en otros idiomas, y también en castellano.

IMG_6105

Felicidades a la profesora Hèléne Ruiz-Fabri como nueva Directora del Max-Planck Institute Luxembourg for International, European and Regulatory Procedural Law. Su nombramiento abre un proceso de búsqueda de investigadores: un Senior Research Fellow, un Research Fellow y un PhD Candidate. Aquí pueden encontrar la convocatoria. ¡Suerte!

Santiago de Compostela

El gran jurista Pablo Salvador Coderch afirma en el último editorial de la Revista InDret que hay que reducir la duración de  la carrera de derecho en España, al menos tal y como está diseñada en la actualidad. Estoy de acuerdo. La carrera de derecho en las facultades de las universidades españolas requieren cuatro años de estudios de grado y, si el estudiante lógicamente quiere optar al examen para ser abogado, un año y medio más de una maestría obligatoria. Esto es, cinco años y medio de estudio del derecho en un sentido monotemático, como dice el profesor Salvador Coderch. Sus argumentos se basan en varios motivos sustantivos con buenos fundamentos, como el hecho de que se necesita una visión más amplia, menos rígida de los estudios jurídicos. Un diseño flexible de los estudios jurídicos permitiría, entre otras cosas, que los profesores tuviesen más libertad para enseñar lo que saben mejor, es decir, lo que están investigando y está conectado con su producción académica. Claro, esta decisión no puede dejarse totalmente a los profesores de derecho, porque el corporativismo tiene fuertes incentivos para impedir la flexibilización de los estudios, ya que necesariamente implicará la eliminación de materias tradicionales en las aulas jurídicas, aunque ello no signifique que se borren los mejores contenidos y discusiones de esas materias.

Hay, además, un elemento económico reprochable en la estructura actual de los estudios jurídicos: el diseño de la carrera de derecho en España es elitista, favorece a quienes tienen más recursos económicos y no necesariamente a quienes tienen más capacidad. Esta característica es evidente en la opción por la profesión de abogado, que obliga a cursar una maestría obligatoria de más de un año, que implica un esfuerzo económico añadido importante para los estudiantes de derecho, que disponen de escasas becas y, si pueden permitírselo, deben afrontar esos costes con trabajo, ayuda de sus familias o préstamos bancarios. En los casos en que los estudiantes opten por la judicatura, la fiscalía, la abogacía del Estado, el diseño institucional agudiza su elitismo ya que los exámenes para acceder a esos cuerpos llevan años de preparación una vez finalizados los estudios de grado en derecho. Unos cuerpos que, de esa manera, favorecen una membresía conservadora, que no es necesariamente la mejor calificada.

Un dato más: la exigencia de una maestría obligatoria ha supuesto también una pesada carga para el diseño eficiente y atractivo de los postgrados de derecho en las universidades de investigación, que suelen ser universidades públicas y que ahora deben dirigir una parte considerable de sus limitados recursos al máster de la abogacía. Esto es una pena, porque esas universidades han hecho un esfuerzo grande para mejorar los estudios de grados con el desafío pendiente de transformar los estudios de posgrado, un desafío que con esta estructura resulta aún más complicado de conseguir.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 310 seguidores

%d personas les gusta esto: