Home

Sobre la “conexión genuina” para el reconocimiento de la nacionalidad a los hijos de inmigrantes ilegales nacidos en EE.UU.

agosto 14, 2010

En derecho internacional se discute el significado de la “conexión genuina” para determinar la nacionalidad en casos de conflictos. Sin embargo, en principio, cualquier estado puede determinar su propia legislación sobre nacionalidad, las formas de otorgarla y adquirirla. Por eso es interesante el debate que se está planteando en Estados Unidos de América sobre la reforma del derecho a la nacionalidad, regulado por la 14º Enmienda de la Constitución, adoptada en 1868, que dice que todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos están sujetas a su jurisdicción y son ciudadanas de Estados Unidos.

Al respecto, aparece hoy en las páginas de opinión del diario New York Times un artículo de Peter H. Schuck, profesor de derecho en la Universidad de Yale, que contiene una propuesta interesante y controvertida. Tras describir las dos posiciones extremas sobre la cuestión, es decir, los que consideran que no debería otorgarse la ciudadanía a estos niños frente a quienes piensan que no se debe castigarlos por los delitos de sus padres. Para Schuck habría que utilizar una vía intermedia que consistiría en condicionar la ciudadanía de esos chicos a una “conexión genuina” con la sociedad estadounidense, que podría establecerse mediante la exigencia de que la ciudadanía se reconoce a los niños que hayan tenido un mínimo de años de educación en las escuelas de EE.UU.

Mi pregunta es: ¿qué estatuto tendrían esos niños hasta el momento en que puedan pedir el reconocimiento de la nacionalidad? Habría que discutir mucho sobre esta idea, pero una reacción rápida frente a la propuesta me inclina a pensar que si esos niños pudiesen tener la nacionalidad de sus padres, el legislador norteamericano podría adoptar este criterio de conexión sin violar el derecho internacional. Sin embargo, si esos niños no tienen ninguna nacionalidad, se generaría una cierta obligación de EE.UU. de otorgarles la ciudadanía para evitar la apatridia y la falta de derechos básicos.

A %d blogueros les gusta esto: