Home

¿Qué es un moot court y por qué interesa saberlo?

noviembre 1, 2010

Por Ana Conover

Los moot courts suponen la participación en concursos de Derecho -nacional o internacional- que implican la preparación, exposición y defensa legal de un caso ficticio. Generalmente constan de dos fases: una primera que es escrita y la segunda que se desarrolla de manera oral.

Durante la primera fase los equipos realizan un análisis de los hechos del caso, así como de las disposiciones jurídicas aplicables al mismo, doctrina y precedentes relevantes para la elaboración de una demanda y una contrademanda, respectivamente. Una vez publicado el caso, los equipos constan con un determinado número de meses para dedicarse a la investigación y redacción de los escritos.

Finalizados los escritos, inicia la segunda y quizás la más divertida etapa del mooting: la fase oral. En ella, los equipos deberán prepararse para estructurar sus argumentos y defenderlos ante un panel de expertos en la simulación de una audiencia. En esta, podrán ser interrumpidos y cuestionados en cualquier momento a lo largo de su exposición por los miembros del panel o corte y deberán estar preparados para contestar de manera breve y concisa, así como concluir su presentación en el tiempo establecido para ello.

La fase oral inicia con la presentación del equipo y sigue con la exposición oral de los argumentos del demandante o la defensa.

Los elementos esenciales a la  presentación son: El saludo formal ante la Corte o Tribunal de que se trate (por ejemplo, “Buenos días/tardes honorables jueces de la Corte/ miembros del grupo especial”, etc.); mención de los nombres de las personas que realizarán la exposición oral y su posición en el caso (por ejemplo, “mi nombre es X y junto con mi colega Y representamos al Estado Z, reclamante/demandado, en la presente controversia); señalar la estructura de la defensa (por ejemplo, “la parte reclamante/la defensa ha dividido su exposición en 3 partes: primera, comprobará que en lo que respecta a la reclamación A y B[…]; segunda, en cuanto a C y D[…]; tercera, y finalmente, en cuando al punto E[…]); finalmente, mencionar la designación del tiempo de cada una de las personas que realicen la exposición oral.

A continuación, la parte reclamante y la defensa presentan sus argumentos en un tiempo determinado. Para ello, cada equipo retomará la estructura señalada en su respectiva presentación.

En la práctica, esta fase es equivalente a reducir lo que constituiría la demanda y la contrademanda del caso a sus argumentos más relevantes.

Normalmente cada parte termina su presentación, por cuestiones de formalidad, solicitando al tribunal lo que éste debe reconocer o declarar (request for findings). Por ejemplo, “por lo anterior, el Estado A solicita al presente Tribunal que reconozca  las pretensiones de B como infundadas y, por tanto, declare la compatibilidad de A con la totalidad de las disposiciones jurídicas invocadas por B”.

Generalmente los moots incluyen la posibilidad de réplica y dúplica a tener lugar una vez finalizada la presentación de los argumentos del demandante y demandado. Estas sirven para que las partes tengan oportunidad de mencionar las imprecisiones, errores u omisiones graves en que hubiera incurrido su contraparte. Por ello,  deben presentarse de manera breve y abordar pocos argumentos, pero que sean esenciales para la defensa del caso y que se desprendan necesariamente de aquello expresado por la contraparte durante su exposición oral.

Para los estudiantes universitarios los moots ofrecen, muy probablemente,  la experiencia más cercana de comparecer ante una corte o tribunal; con las ventajas de contar con coaches o asesores a lo largo del proceso para desarrollar y mejorar habilidades de: investigación jurídica -familiarización con la búsqueda y uso de textos jurídicos, doctrina y journals o revistas líderes especializadas en Derecho-, redacción y estilo en la elaboración de demandas, conocimiento procesal ante tribunales arbitrales o cortes y oratoria.

De igual forma, brindan una excelente oportunidad para viajar, conocer a jueces, magistrados o árbitros reconocidos en determinada área jurídica, así como a muchos otros estudiantes provenientes de distintas universidades y nacionalidades interesados en la misma materia.

En términos profesionales, la participación en moots nacional o internacionalmente reconocidos es un gran punto a favor del currículum del estudiante dado que se asocia con un primer acercamiento previo a la práctica del litigio en determinada área jurídica, así como con habilidades de análisis y síntesis, trabajo bajo presión, cumplir con fechas límites de entregas, capacidad de trabajo en equipo, organización y motivación personal.

A %d blogueros les gusta esto: