Home

Moot Court: algunos consejos para preparar la competición

noviembre 7, 2010

Siguiendo con los posts sobre mooting (antes aquí, aquí y aquí), hoy voy a exponer algunos consejos de preparación de la competición. Estos consejos están basados en su mayor parte del libro de Christopher Kee, The Art of Argument – A Guide to Mooting, pero también en mi experiencia.

1. El punto de partida: en una competición de moot court no se gana o se pierde el caso, sino la argumentación del caso.

2. La clave para tener éxito está en prepararse, prepararse, prepararse y practicar, practicar, practicar.

3. Conviene, en primer lugar, leer el caso que se plantea para adquirir una primera aproximación a lo que podríamos llamar la sensación de justicia del caso.

4. Estudiar con detalle las reglas de la competición y comentar los aspectos menos claros con el resto del equipo.

5. Establecer los plazos de la competición, hacer una tabla de plazos para el equipo y anotar los plazos en la agenda de todos los integrantes del equipo.

6. Una vez elegido el equipo, hay que conseguir un espíritu de equipo. Identificar quién puede ser mejor en qué aspectos del trabajo y distribuir las tareas. La confianza de los integrantes del equipo y del equipo en su conjunto es clave.

7. Armar la estructura de la argumentación es esencial. Para esto conviene tener en cuenta los siguientes pasos:

a) Idenficar a quién se está representando. El caso no es del equipo, es del cliente! Esto es esencial para lograr objetividad y saber ver los puntos débiles de la propia argumentación.

b) Compilar una lista de argumentos, es decir, una lista de razones jurídicas por las que usted debería ganar el caso. Los argumentos fuertes primero y los débiles al último.

c) Ponerse del otro lado y responder a todos y cada uno de los argumentos que se identificaron en la lista anterior.

d) Repetir los pasos b) y c) varias veces. Las argumentaciones siempre pueden mejorarse. Si uno cree que tiene algo definitivo, entonces, como en el ajedrez, está dando una ventaja muy grande al contrario. Hay que seguir pensando, estar dispuesto a pelear un round más que el contrincante.

8. ¡Escritos! En relación con el trabajo escrito, hay que distribuir las tareas y una muy importante es la formal (paginación, estilo, referencias a casos, documentos y bibliografía), que debe corresponderse con los requisitos establecidos por la competición. Aquí lo esencial es estar bien organizados. Una persona debe hacerse cargo de que el documento final sea perfecto y tiene una sola voz, es decir, que se pueda identificar como un solo documento en su estilo de escritura. La estructura del documento es importante también: cada párrafo debe contener una idea, no más, y ser sencillo y directo. Esto sirve mucho luego para la fase oral, pero es clave para que el lector juzgue bien el documento presentado. Es muy importante que no haya ninguna contradicción interna. El escrito debe estar preferentemente en voz activa antes que en voz pasiva y debe conservar coherencia en los tiempos verbales.

9. Hay gente que recomienda hacer un “casebook”, esto es una carpeta con un buen índice que contenga los documentos y los casos que se utilicen en el asunto. Los abogados anglosajones lo suelen hacer, los llaman también “case file” o “trial notebook”. Luego resulta muy útil en la fase oral. Hay distintas formas de hacer los índices: una es por orden alfabético, pero más interesante es un orden que responda a la utilización, esto es, por orden de aparición de los argumentos.

10. Unas ideas sobre la fase oral. Un error que suele cometerse es basar demasiado literalmente la defensa oral en la escrita. Conviene hacerlo de forma diferente, eligiendo algunos argumentos claves para usarlos como ejes del ataque o defensa oral. La idea básica es poder controlarlo todo en la fase oral (hay que aprender a presentar los argumentos de la mejor forma posible, contestar las preguntas, manejar los tiempos, distribuir roles, etcétera), y esto se logra con preparación y práctica. Esta es una parte muy bonita del ejercicio.

11. No hay que olvidar escribir todo. Hay muchos argumentos, muchos datos, y si no se escriben se pierden. Kee recomienda hacer una foto de los esquemas que se dibujan en la pizarra. Es una buena idea, luego puede pasarse a la computadora y no se pierde nada. Esto también es importante porque cuando uno construye una argumentación de este tipo, debe poder reconstruirla una y mil veces, para estar seguro de que no hay saltos ni errores.

¡Buena suerte!

A %d blogueros les gusta esto: