Home

El arbitraje en la reforma del Reglamento 44/2001 (Bruselas I)

junio 12, 2011

El miércoles pasado en nuestro Foro de Arbitraje y Litigación Internacional en FIDE hablamos sobre la revisión del Reglamento (CE) nº 44/2001 del Consejo, de 22 de diciembre de 2001, relativo a la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil («Bruselas I»), que se  encuentra en curso. Francisco Javier Torres Gella e Iván Heredia desmenuzaron los aspectos importantes y los problemas que plantea el estado actual de las propuestas de revisión. En realidad, falta bastante para que se concrete, pero es un buen momento para saber por dónde van las negociaciones en una revisión que iba a ser muy limitada, pero que parece haberse ampliado considerablemente. En este post solo quiero poner de relieve los puntos salientes de la revisión de la regulación del arbitraje en el Reglamento Bruselas I; los que quieran leer sobre todos los temas en revisión, incluyendo las importantes propuestas sobre el exequátur, pueden hacerlo en este documento de la Comisión Europea.

Uno de los motivos originarios de la propuesta de reforma es mejorar la relación entre el arbitraje y los procesos judiciales, especialmente para tratar de evitar los retrasos injustificados derivados de los procesos paralelos y socavar los incentivos para utilizar la estrategia de las tácticas judiciales abusivas.

Las consultas de la Comisión Europea reflejadas en el texto del documento indican que no todos los interesados están de acuerdo con la reforma, y que, en todo caso, “la mayoría de los interesados se mostraron satisfechos en general con el funcionamiento de la Convención de Nueva York de 1958, que no debería verse socavado por una acción de la Unión en la materia”.

A continuación transcribo como está hoy la redacción de los artículos pertinentes, que tienen por efecto obligar a los tribunales a suspender el procedimiento “si se impugna su competencia en virtud de un convenio de arbitraje y se ha sometido el asunto a un tribunal arbitral o si se ha ejercitado una acción judicial relativa al convenio de arbitraje en el Estado miembro sede del arbitraje”.

Artículo 1

2. Se excluirá del ámbito de aplicación del presente Reglamento:

d) el arbitraje, salvo lo dispuesto en el artículo 29, apartado 4, y en el artículo 33, apartado 3.

Artículo 29

4. Cuando la sede acordada o designada de un arbitraje estuviere situada en un Estado miembro, los tribunales de otro Estado miembro cuya competencia hubiere sido impugnada en virtud de un convenio de arbitraje suspenderán el procedimiento a partir del momento en que se someta a los tribunales del Estado miembro en el que esté situada la sede del arbitraje o al tribunal arbitral una acción para determinar, a título principal o como cuestión incidental, la existencia, la validez o los efectos de dicho convenio de arbitraje.

El presente apartado no es óbice para que el tribunal cuya competencia hubiere sido impugnada se inhiba en el caso al que se ha hecho referencia más arriba si su Derecho nacional así lo prescribe.

Cuando se estableciere la existencia, la validez o los efectos del convenio de arbitraje, el tribunal ante el que se interpuso la demanda se inhibirá.

El presente apartado no es aplicable a los litigios referentes a las materias contempladas en las secciones 3, 4 y 5 del capítulo II.

Artículo 33

3. A efectos de la presente sección, se considerará que un tribunal arbitral conoce del asunto cuando una parte hubiere nombrado a un árbitro o hubiere solicitado el apoyo de una institución, autoridad o tribunal para la constitución del tribunal.

Francisco Garcimartín planteó dos preguntas importantes: ¿es compatible esta obligación de suspensión de los procedimientos judiciales con el Convenio de Nueva York de 1958? y ¿es lícito el efecto derogatorio de las cláusulas de sumisión a favor de terceros Estados?

A %d blogueros les gusta esto: