Home

Bill Drayton, emprendedor social

octubre 31, 2011

Bill Drayton es uno de mis héroes. Han pasado unos días desde que recibió su premio Príncipe de Asturias a la cooperación internacional, pero aquí no lo recordamos por el premio (que este año tuvo nombres que admiro muchísimo como director de orquesta Muti o el corredor Gebrselassie), sino por su figura de emprendedor social. Para conocer su impresionante influencia en los cambios de patrones de conducta en la socidades contemporáneas basta echar un vistazo a Ashoka, su plataforma para cambiar el mundo mediante la financiación de proyectos sociales innovadores. Para saber un poco más, recomiendo la lectura del libro Cómo cambiar el mundo,  donde el periodista David Bornstein describe el proyecto Ashoka, la biografía de Bill Drayton y los trabajos de emprendedores sociales en Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, etcétera, que cambiaron aspectos importantes de los modos de actuar de la gente, mejorando sus sociedades significativamente, todos ellos financiados por Ashoka, que les da un sueldo durante tres años para que lleven a cabo sus proyectos. Un libro muy lindo. El prólogo de la versión en castellano que tengo es de Diego Hidalgo, el Drayton español. Respeto.

One Response to “Bill Drayton, emprendedor social”

  1. Milena Soto Dobles Says:

    Muchas gracias por la magnífica recomendación. Desde Costa Rica compraré el libro, ya que las recomendaciones bibliográficas de este blog siempre las he acatado y nunca me he arrepentido de seguirlas.

    Además soy una convencida de que se deben dar cambios muy importantes y profundos en los patrones de conducta de la sociedad actual y sobre todo en temas sociales y de solidaridad, ya que el rumbo que llevamos no es sostenible para nadie y va en camino a la destrucción de la humanidad y el ambiente y a la violencia, si no se da colaboración a las personas que cada día más, quedan excluidas del trabajo, de pensiones, de programas de salud, de educación y de vivienda entre otros. No es posible tanta injusticia y tanto descuido con el compromiso del cumplimiento de los derechos humanos para todas las personas. El respeto a la dignidad de una persona es contrario a lo que ocurre hoy en el mundo, con la exclusión de tantas personas.

    Me gusta


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: