Home

Por Nicolás Carrillo Santarelli

Los medios de comunicación han difundido ampliamente, con toda justificación, las conclusiones adoptadas el 7 de enero de 2020 por parte del Comité de Derechos Humanos en el asunto Ioane Teitiota contra Nueva Zelanda. El denunciante reclamó contra la devolución a su Estado de nacionalidad, Kiribati, por parte del Estado denunciado, tras el rechazo de su solicitud de reconocimiento de estatuto de refugiado. Según los argumentos de la parte denunciante, los efectos del cambio climático y el incremento en el nivel del mar generaron situaciones de riesgo tales como la escasez de agua potable y en condiciones adecuadas, riesgos de violencia generados por luchas desatadas como consecuencia de la disminución del territorio habitable, problemas para cultivar y subsistir, y otros. Un tribunal neozelandés manifestó al respecto que el señor Teitiota no era un refugiado en términos convencionales (párr. 2.8), y que los riesgos invocados constituían conjeturas (párr. 2.9). La Corte Suprema de Nueva Zelanda, por su parte, consideró que no podía excluirse la posibilidad eventual de que “degradation resulting from climate change or other natural disasters could “create a pathway into the Refugee Convention or other protected person jurisdiction”. El peticionario respondió a ciertos argumentos neozelandeses sosteniendo que:

“For climate change refugees, the risk of serious harm arises from environmental factors indirectly caused by humans, rather than from violent acts […] The author faces an intermediate risk of serious harm in Kiribati, which is losing land mass and can be expected to survive as a country for 10 to 15 more years. The author appealed the decision of the Immigration and Protection Tribunal because he disagreed with the Tribunal’s determination as to the timeframe within which serious harm to the author would occur. The author states that the expert report he provided to the Immigration and Protection Tribunal confirms his claims […] The author’s life, along with the lives of his wife and children, will be at risk as the effects of climate change worsen”.

Como puede verse, el caso reviste un gran interés e importancia hoy día, ante los estragos (para mi, innegables) del cambio climático y los riesgos que se generan, entre otros, para los seres humanos. Pasemos a ver qué dijo el Comité de Derechos Humanos frente al caso examinado.

Lee el resto de esta entrada »

Prof. Dr. Davor Vidas
Chair of the ILA Committee on International Law and Sea Level Rise

The Committee on International Law and Sea Level Rise of the International Law Association (ILA) met on 10–11 December 2019 in Madrid.[i] It would have been difficult to choose a better time and place for the sea-level rise committee to meet in 2019 than in the first half of December in Madrid – in conjunction with COP25 being held there.[ii] That choice was not deliberate, however: while COP25 happened to be held in Madrid,[iii] our meeting had long been planned to be held there in December 2019, owing to a longer-term cooperation between the Autonomous University of Madrid and the Fridtjof Nansen Institute, who cooperated on making this ILA committee meeting possible. Indeed, the ILA Committee on International Law and Sea Level Rise is very much about planning: looking ahead and recognising fundamental changes on the horizon. Changes for which we must start preparing in advance, and systematically – not least when it comes to elaborating options for the development of international law. That is, in essence, what the work of our Committee and its mission is all about.

Let me start with a few introductory words about the ILA Committee on International Law and Sea Level Rise. The Committee was established by approval of the ILA Executive Council in November 2012. Why was it set up? What is the Committee’s mandate and what are its tasks? What has been done so far – and what remains to be done?

While there is an explicit reference to ‘sea-level rise’ in the name of the Committee, this was in fact not the first international committee of the ILA set to study the implications of sea-level rise as regards international law. The original mandate of the Committee on Baselines under the International Law of the Sea, when established in 2008, contained the following statement:

the need to identify, and possibly clarify or develop, the existing law concerning the normal baseline arises in response to possible sea level rise that has been predicted to accompany the phenomenon of climate change, and the effects this may have in particular upon low-lying, small island developing States.[iv]

In August 2012, when the Baselines Committee adopted its first Report at the 75th ILA Conference, held in Sofia, it had to conclude that:

the loss of a State’s territory to rising sea levels is not primarily a baseline or law of the sea issue. Substantial territorial loss is a much broader issue encompassing concerns of statehood, national identity, human rights, refugee status, state responsibility, access to resources, and international peace and security.

The 75th Sofia ILA Conference acknowledged in its Resolution 1/2012 that this array of issues would require consideration by a committee to be set up for the specific purpose of addressing such a broad range of concerns. Later the same year, the Executive Council of the ILA approved the establishment of a new international committee: the Committee on International Law and Sea Level Rise.

In one way, then, today’s Sea Level Rise Committee evolved from part of the original mandate of the Baselines Committee. However, the mandate of our Committee is a far broader one: it is not limited to baselines nor the law of the sea issues. The Committee on International Law and Sea Level Rise was tasked with a two-part mandate:

  • to study the possible impacts of sea level rise and the implications under international law of the partial and complete inundation of state territory, or depopulation thereof, in particular of small island and low-lying states; and
  • to develop proposals for the progressive development of international law in relation to the possible loss of all or of parts of state territory and maritime zones due to sea level rise, including the impacts on statehood, nationality, and human rights.

There was, however, also a wider context for proposing the establishment of the Committee on International Law and Sea Level Rise. It was prompted by recent natural science findings about the profound changes already underway in the Earth System (which include, but are not limited to, climate change) – and the possible ramifications of those changes for international law as we know it. This concerns the difference between general stability of natural conditions – something we have become accustomed to, given the experience accumulated through millennia, on the one hand, and an emerging horizon of increasingly rapid change, on the other.

Lee el resto de esta entrada »

Por Nicolás Carrillo Santarelli

En la esperada decisión sobre medidas provisionales, que acaba de adoptarse y publicarse, y fue resuelta de una manera que me parece satisfactoria en términos humanos y políticos y, a su vez, impecable desde un punto de vista jurídico, la Corte ha ordenado a Myanmar tomar medidas que prevengan tanto la comisión de actos realizados con la intención de destruir, total o parcialmente, a los Rohingya, como la conspiración, incitación, complicidad o tentativa en relación con actos de tal naturaleza. Como se ha dicho en otros espacios, la iniciativa de Gambia se suma a otras que se han presentado ante la Corte Penal Internacional y Argentina (ver aquí y aquí), combinando las distintas acciones complementarias que ofrecen diversos foros, sin que haya a mi parecer litis pendentiae en virtud de la diversidad de bases jurídicas y derechos invocados ante cada uno de ellos. Por ende, las acciones concertadas, que persiguen un fin similar de protección, no son mutuamente excluyentes.

En su decisión, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) afirma varias cosas interesantes, que de paso son más satisfactorias que las conclusiones que ofreció en el asunto sobre las Islas Marshall.

Por una parte, la Corte sostuvo que el hecho de que un Estado tenga el apoyo de otro(s) o de organizaciones internacionales en cuanto a la invocación de pretensiones no excluye la posible existencia de una disputa entre él y otra parte a un tratado (párr. 25). Además, afirmó que la identificación de la existencia de una disputa o controversia es una cuestión sustantiva que debe determinarse de forma objetiva, en lugar de constituir un asunto procedimental (párr. 26). Al respecto, también recordó su postura según la cual es posible inferir la existencia de una controversia de afirmaciones hechas bilateralmente o incluso en foros multilaterales, llamando la atención por ejemplo sobre el rechazo del Estado demandado frente a conclusiones de un informe de una Misión de las Naciones Unidas sobre la posible comisión de genocidio contra los Rohingya y afirmaciones hechas en el seno de la Asamblea General de la ONU (párr. 27). Llama la atención, como apunta Priya Pillai, que la CIJ identifique la plausibilidad con base en pronunciamientos no vinculantes. A mi juicio esto es acertado, pues estamos en una etapa cautelar frente a alegatos de desmanes graves y, por ende, posibles tragedias, que permiten tener en cuenta análisis serios y darles credibilidad en esta etapa.

Adicionalmente, y precisamente en cuanto a las inferencias, la Corte recordó que hay casos en los cuales el silencio frente a acusaciones o aseveraciones que hagan razonable esperar una reacción o respuesta (“circumstances where a response is called for”) puede permitir identificar la existencia de una disputa, lo que a su juicio es pertinente tener en cuenta (y concuerdo con la Corte) en el caso examinado dada la gravedad de las acusaciones en cuestión (párr. 28), precisamente relativas a lo que algunos llaman el “crimen de crímenes”.

Además, la Corte enfatizó que en la etapa de decisión sobre emitir órdenes de medidas cautelares no es necesario o incluso pertinente aseverar que han existido contravenciones de deberes jurídicos, debiendo limitarse el análisis a la conclusión sobre la posibilidad de que se hayan violado estándares sobre cuyo estudio tenga competencia la Corte en el caso (párr. 30).

Otro tema interesante es el relativo a interpretaciones que eviten vaciar de contenido a determinadas disposiciones de un instrumento convencional. Al respecto, la Corte concluye que es importante distinguir entre ciertas acciones que pueden tomar órganos de las Naciones Unidas a solicitud de sus miembros frente a posibles actos de genocidio, contempladas en el artículo VIII de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, de aspectos relativos a la capacidad de las partes a la misma para solicitar a la CIJ como órgano judicial la resolución de diferencias con otra(s) parte(s) (párr. 35), que surge del artículo IX de la misma, ocupándose en consecuencia los dos artículos en cuestión de aspectos diversos y complementarios para hacer frente a asuntos graves como los que la Convención busca prevenir y sancionar, lo que, a su vez, constituye una estrategia de prevención en términos de disuasión, según la Corte (párr. 51), que dice “provisions concerning the duty to punish also have a deterrent and therefore a preventive effect or purpose”.

La CIJ también examinó la existencia de standing o legitimación activa del Estado demandante, especialmente dada la aseveración de Myanmar de que su capacidad para presentar una demanda era subsidiaria al derecho de los afectados o las víctimas (párr. 39). La Corte aborda esta cuestión de forma adecuada, analizando cuál es la razón de ser de la Convención y, en consecuencia, qué clase de intereses protege. La conclusión, que es la única que a mi juicio era correcta en cuanto a esta discusión, es que el tratado en cuestión protege intereses comunes o compartidos (párr. 41), relativos a la prevención y no impunidad de actos genocidas, por lo que no cabe hablar de equilibrios “contractuales” o ventajas e intereses particulares en el marco de las relaciones convencionales que genera (y, claro, de haberse analizado la costumbre creo yo que iguales conclusiones procederían). En virtud de lo anterior, se afirma que:

[N]ot only a specially affected State, may invoke the responsibility of another State party with a view to ascertaining the alleged failure to comply with its obligations erga omnes partes, and to bring that failure to an end”.

La anterior conclusión ya está decantada y aceptada, pero no por ello deja de ser valiosa y crucial, en tanto permite a diversos actores fomentar la defensa de quienes no pueden tener acceso a ciertos foros internacionales, y generar una percepción de responsabilidad mutua (no exenta en ciertos casos de política, pero no hablemos ahora de la llamada intervención humanitaria…)

A efectos de poder ordenar medidas provisionales (el cumplimiento de las cuales, cabe recordar, es jurídicamente obligatorio), la Corte afirma, como lo ha hecho en anteriores ocasiones, que la finalidad de las mismas es preservar derechos invocados por las partes, siempre y cuando ellos sean plausibles (párrs. 43, 47), lo que supone que no es necesario determinar de forma concluyente que ellos existen en la etapa del análisis de aquellas medidas (párr. 44). Además, ha de existir un vínculo entre tales derechos (plausibles) cuya protección se busca y las medidas provisionales concretas que se solicitan y, posteriormente, se ordenan (ídem).

Myanmar argumentó en su momento que era necesario demostrar la presencia de un dolus specialis presente en las conductas que plausiblemente se habrían cometido (párr. 48), algo que rechaza la Corte (párr. 56) al afirmar que la gravedad de las acusaciones no es un factor que exija determinar la existencia de esa intención específica de destrucción total o parcial de un grupo religioso, étnico, nacional o racial. Por el contrario, la Corte identifica la existencia de una correlación entre los derechos tanto del demandante como Estado que busca promover el cumplimiento de la Convención, como de los miembros del grupo que sería perseguido, con las obligaciones del demandado (párr. 52) y el objetivo de prevenir y sancionar actos de genocidio (párr. 56). Nótese cómo la Corte no tiene en cuenta únicamente los derechos estatales, y los relaciona con la defensa de los derechos de los destinatarios últimos de la Convención, dada su naturaleza.

Como nota curiosa, debe apuntarse que la Corte toma nota de cómo la Asamblea General de la ONU condenó violaciones abusos sistemáticos, graves y generalizados en el Estado de Rakhine, en Myanmar, sufridos por los Rohingya (párr. 54), distinción semántica que, a mi parecer, tal vez carece de diferencia en términos jurídicos y ha llevado a confusiones en cuanto a la protección frente a violaciones/abusos no estatales (empresariales y demás).

Nota: este escrito se enmarca en el proyecto “Los nuevos retos de la Corte Internacional de Justicia como mecanismo de solución de controversias internacionales.

12 años

enero 11, 2020

Países desde donde han visitado “Aquiescencia”

Este mes es el cumpleaños de Aquiescencia, el duodécimo aniversario del blog. A lo largo de estos años hemos publicado 1385 entradas y las vistas del blog hacen un total de 426.425, provenientes de casi todos los países del mundo, con pocas excepciones, como se puede ver en el mapa que abre esta entrada (¿podrían nombrar los países desde los que no ha habido al menos una visita?). La frecuencia de publicaciones es de algo más de 100 entradas por año. Varía de año en año. Podrían ser más, pero hay muchas otras cosas que hacer y los que escribimos en el blog somos muy pocos. Me da cierta satisfacción que la segunda entrada más visitada de todos los tiempos, con 11.488 vistas, Soberanía e igualdad en el Derecho Internacional; la primera, con 14.810 vistas, es El Estado Vaticano y el Derecho Internacional, algo que me produce bastante sorpresa.

En el blog he intentado multiplicar y diversificar las voces con autores invitados, pero creo que no he conseguido ese objetivo de manera efectiva; no es fácil atraer voces nuevas. Agradezco mucho, en cualquier caso, a todos los autores colaboradores y, muy especialmente, a los habituales. El blog tampoco ha tenido mucho éxito como un centro de discusión y debate: prácticamente no hay comentarios a las entradas, ni tampoco muchas expresiones de apoyo mediante ‘me gusta’ o ‘compartir’.

Cada año nuevo pienso que no sé cuánto tiempo más lo mantendré vivo; mientras tanto, confío en que el blog haya sido y siga siendo útil y grato a sus lectores. Gracias por las visitas y las lecturas.

Por Nicolás Carrillo Santarelli 

El asesinato de Soleimani, llevado a cabo con base en una orden emitida por Donald Trump, no sólo constituyó una maniobra arriesgada que pone en riesgo la volatilidad de una región ya convulsa, sino que adicionalmente contraviene estándares fundamentales del derecho internacional contemporáneo que, precisamente, pusieron fin a la posibilidad de que los Estados recurriesen de forma lícita a la fuerza en términos flexibles, y pueden considerarse como manifestación de las normas de coexistencia (en términos de Friedmann) que, precisamente, buscan evitar fricciones que puedan desencadenar en conflictos interestatales, sabiduría ignorada por la administración estadounidense que, de haberse seguido, habría permitido evitar respuestas como la (también ilícita) iraní de atacar a blancos estadounidenses, siendo esta última también contraria a postulados de legítima defensa al tener un carácter de retaliación en lugar de uno defensivo.

En cuanto a los argumentos ofrecidos por la administración Trump, en términos de que Soleimani “estaba planeando ataques”, ya se ha demostrado la falsedad e inexistencia de una inminencia (como confirman algunas fuentes). En cuanto a esta supuesta motivación, no se puede evitar recordar cómo la agresión estadounidense contra Irak se llevó a cabo con base en falsos argumentos de legítima defensa preventiva que aludían a inexistentes armas de destrucción masiva. En cuanto al argumento de que el asesinato constituiría una respuesta a actos contra recintos diplomáticos, no se ha efectuado siquiera una argumentación seria de atribución directa de las conductas en cuestión a Irán. También se ha esgrimido en Estados Unidos que la operación estaría respaldada por una autorización del 2002 (¡por favor!), entre otras razones que no suponen ningún argumento legal de peso o seriedad, especialmente porque más que defensa frente a un ataque sufrido, la operación parece tener tintes de retaliación e intimidación, por fuera de la órbita del jus ad bellum.

Precisamente al mencionar este último régimen, podrían preguntarse algunos si, en todo caso, la operación habría respetado el DIH o jus in bello, en tanto Soleimani sería según ellos un combatiente y, en consecuencia, un objetivo legítimo. Al respecto, podría tenerse en cuenta que la regulación de los conflictos armados internacionales (como este interestatal) se activa desde el primer ataque por parte de un Estado contra otro. En este sentido, en su comentario al artículo 2 común a los Convenios de Ginebra de 1949, el Comité Internacional de la Cruz Roja sostiene que:

“The applicability of humanitarian law would thenceforth be not only related to the declared will of States but would also depend on objective and factual criteria stemming from the notion of armed conflict introduced in Article 2(1), making it applicable as soon as a State undertakes hostile military action(s) against another State”.

Ahora bien, como yo interpreto la situación en términos de DIH, si bien el mismo comenzaría a aplicarse, esto no hace que el ataque a Soleimani sea necesariamente permitido a su luz. ¿Por qué? Por razones teleológicas y sistemáticas. Efectivamente, en caso contrario los Estados podrían evadir sus compromisos convencionales y sus deberes consuetudinarios en términos de respeto a la vida de seres humanos, incluyendo agentes de otros Estados, simplemente iniciando un acto contrario al jus ad bellum, lo cual sería paradójico, contrario a una interpretación y aplicación sistemática del derecho internacional, además de atentar contra el telos de normas involucradas. A mi parecer, esto constituiría un abuso del derecho, contrario a la buena fe y principios generales del derecho internacional, y a consideraciones como aquella del Ex iniuria ius non oritur. Además, lejos de un teatro de hostilidades el ataque violó el derecho internacional de los derechos humanos al constituir una privación arbitraria de la vida, como dijo la misma relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard.

Pasando al terreno de las relaciones internacionales, frente a los realistas que piensen que el derecho no ha de incidir en la toma de decisiones de forma efectiva o directa, me permito opinar que el ataque es políticamente irresponsable, interna e internacionalmente. Tiene el potencial para generar desestabilización y escalamiento, como se ha identificado por los propios analistas y políticos estadounidenses y demuestran los hechos de la (ilícita) respuesta iraní y posibles retaliaciones en la sombra o contra distintos objetivos. Nos enfrentamos a craso error con repercusiones graves, probablemente motivada por intereses políticos en tiempos de reelección e impeachment. Irónicamente, el ataque fue ordenado por el presidente actual de los Estados Unidos de América, quien precisamente criticó a Obama (a quien no le falta culpa, pues su política sobre asesinatos selectivos ha servido para ampliar los escenarios de ataques de forma excesiva) en su momento diciendo que atacaría a Irán por motivos políticos. Pues Trump ha optado por esta estrategia y por amenazar con cometer crímenes internacionales como el ataque a bienes culturales en Irán, protegidos por el DIH, cuya afectación sería un crimen de guerra y atenta contra la cultura de toda la humanidad, como se mencionó incluso en el caso de Ahmed al-Faqi al-Mahdi ante la Corte Penal Internacional (aunque recordemos que Trump perdonó hace poco, contraviniendo su responsabilidad de mando, a un integrante de los Navy Seals, Eddie Gallagher, descrito por conocidos y compañeros como un hombre “malo”, misma palabra que un medio estadounidense empleó para referirse a Soleimani, paradójicamente).

La semana próxima organizamos un seminario con el profesor Emiliano Buis, catedrático de Derecho internacional de la UBA, a quien este mes de enero tenemos la fortuna de tener nosotros en la UAM como profesor invitado. El profesor Buis es un erudito del derecho internacional y en esta ocasión nos hablará de Percepciones y emociones en el derecho internacional: racionalidad, subjetividad y afectividad. El foro será el jueves 16 de enero a las 14:00 horas en FIDE y los académicos, profesores e investigadores, tienen entrada libre previo registro mediante el envío de un correo electrónico a Victoria Dal Lago (victoria.dallago@fidefundacion.es).

Aquí va una breve descripción de la sesión y sus objetivos:

El derecho en general suele ser descrito como un orden institucional sustentado en patrones de racionalidad que tienen por objetivo dejar de lado el universo emocional ligado a la venganza interpersonal y al ejercicio de las pasiones individuales. El derecho internacional público, cuyos sujetos originarios son los Estados y no las personas físicas, ha llevado al extremo esta exclusión del elemento sentimental. Sin embargo, un estudio más profundo y extra-jurídico de las normas vigentes en el plano interestatal —su negociación, interpretación y aplicación— revela que en verdad las emociones ocupan un papel preponderante en sus avances y desarrollo.

El objetivo de este sesión es ilustrar, a partir de algunos ejemplos vinculados con la regulación de la seguridad internacional, de qué modo operan estas percepciones y estos afectos en la consolidación del sistema normativo vigente. Con ello se procura reinstalar en nuestras miradas sobre el derecho internacional una dimensión política más compleja que, en su contribución a las lecturas críticas, no puede ser desconocida a la hora de comprender las particularidades que lo sustentan.

El pasado viernes, 6 de diciembre de 2019, en el día conmemorativo de la Constitución española, la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) recibió a más de 300 personas procedentes de más de 50 países para celebrar el Día de Derecho Climático y Gobernanza (CLGD, por sus siglas en inglés).

El CLGD es un evento de gran alcance internacional que se celebra anualmente en el marco de la CoP de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, como uno de los eventos oficialmente acreditados. La encargada de su organización es la  Iniciativa de Derecho Climático y Gobernanza (CLGI, por sus siglas en inglés), una coalición de diferentes miembros de la comunidad internacional, que trabajan en materia de Derecho y Gobernanza climática, entre los que se incluyen prestigiosos centros de investigación y universidades, organizaciones internacionales y no gubernamentales, así como algunos bufetes de abogados.

El de este año, el CLGD2019, auspiciado inicialmente por la Universidad de Chile y el Centre for International Sustainable Development Law (CISDL), ha sido acogido en la Facultad de Derecho de la UAM, tras el repentino cambio de sede de la cumbre climática de Santiago a Madrid. Ello no ha obstado para que se haya considerado el mayor evento, hasta la fecha, desde el CLGD inaugural en Paris, en el marco de la CoP21 en 2015.

La inauguración del evento corrió a cargo del Decano de la Facultad de Derecho de la UAM, Juan Damián Moreno, así como del Profesor de Derecho internacional de la UAM, Carlos Espósito Massicci, y de la Profesora Marie-Claire Cordonier Segger, Secretaría Ejecutiva de la CLGI, entre otras personalidades.

Se trató de una intensa jornada, con un ambicioso programa,  en la que se sucedieron varias sesiones plenarias de alto nivel, así como más de una docena de sesiones paralelas, mesas de trabajo y de expertos, auspiciadas por instituciones, agencias gubernamentales nacionales y locales, organizaciones internacionales, Facultades de Derecho, asociaciones y despachos de abogados, y organizaciones no gubernamentales. En ellas participaron jueces, profesionales del Derecho, autoridades académicas, investigadores, estudiantes y profesores universitarios, que compartieron su conocimiento y reflexiones sobre el fortalecimiento de los fundamentos jurídicos para la ambición y el cumplimiento de la normativa, con un enfoque en las innovaciones y soluciones jurídicas a los retos que plantea el cambio climático.

Así, los temas de las sesiones fueron muy variados, entre los que se incluyeron: la implementación del Acuerdo de París a través de la legislación climática, los impactos de la transparencia en la gobernanza climática multinivel, el avance en la ambición y el cumplimiento de la normativa climática, a través de las innovaciones en Derecho para las inversiones sostenibles y los océanos, los avances en la litigación climática, o el establecimiento de una Constitución Climática Global

El día concluyó con la concesión de una serie de premios y reconocimientos. Así, tuvo lugar el Primer Reconocimiento al Liderazgo en CLGD2019, honores que recibieron Marie-Anne Birken (Consejera General del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo), Ilona Millar (socia principal de Baker McKezie), Wendy Miles (Socia en Debevoise & Plimpton LLP y Vice-Presidente de la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio), y Tosi Mpanu Mpanu (Coalición de Naciones con Selvas y Representante de la República Democrática del Congo). Igualmente, se reconocieron a las autoridades de la Universidad de Silesia (sede del CLGD2018), y se repartieron medallas a los estudiantes finalistas en la Competición de Ensayos sobre Derecho Climático y Gobernanza.

En una sesión especial el 10 de diciembre de 2019, en el pabellón de la Secretaría de la CMNUCC en el IFEMA, se compartieron los resultados y los puntos principales discutidos en el CLGD2019. En la sesión participaron: Hafida Lahouiel (Oficina Legal del Secretariado de la CMNUCC), Douglas Leys (Consejero General del Fondo Verde para el Clima), Christina Voigt (Profesora de la Universidad de Oslo), Ayman Cherkaoui, (Consejero Principal CISDL), Siobhan McDonnell (Universidad Nacional de Australia y representante del Gobierno de Vanuatu), Marie-Claire Cordonier Segger (Secretaria ejecutiva de la CLGI), Markus Gehring (Universidad de Cambridge), Pilar Moraga (Universidad de Chile) y Rosa M. Fernandez Egea (Universidad Autónoma de Madrid), entre otros. Todos ellos enfatizaron el papel fundamental que juega el Derecho en materia de cambio climático.

Desde la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid, estamos muy orgullosos de haber podido enfrentar el reto de organizar el CLGD2019 en un tiempo récord y haberlo hecho con un gran éxito. Ha supuesto el comienzo de una estrecha colaboración con la CLGI, que habrá de materializarse el próximo CLGD2020 en Glasgow, así como en futuros eventos.

A %d blogueros les gusta esto: