Home

Por Juan Pablo Bohoslavsky

En 1977, siendo Antonio Cassese un joven jurista, la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas le encomendó elaborar un informe sobre la incidencia de la ayuda financiera extranjera que estaba recibiendo el gobierno de Pinochet y las violaciones de derechos humanos que se estaban cometiendo en Chile en ese entonces.

En 1978 publicó su informe dando muestras de una inteligencia y un compromiso con los derechos humanos que han caracterizado toda su obra académica y trabajo judicial. Con argumentos innovadores desarrolló, en un contexto tan complejo y minado como es el de las finanzas públicas, el principio básico de que no se pueden tolerar las contribuciones con abusos de derechos humanos.

La valentía para investigar, elaborar y publicar el informe, que denunciaba al establishment financiero de la época, con amigos políticos poderosos dentro y fuera de Chile, ayudó a entender cómo el régimen de Pinochet se mantenía en pie y, consecuentemente, a adoptar ciertas acciones internacionales para limitar la ayuda financiera a las dictaduras del Cono Sur.

El informe en cuestión se puede leer  través de un post en este mismo blog.

Antonio Cassese (1937-2011)

octubre 22, 2011

Ayer murió en el Hospital Careggi de Florencia, Italia, el prestigioso académico y juez Antonio Cassese, tras una larga enfermedad. Nos deja un trabajador incansable, un escritor siempre comprometido con sus ideas sobre el derecho internacional y los derechos humanos, y un juez reconocido por sus aportaciones como juez del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia y como Presidente del Tribunal Especial para el Líbano hasta hace unas pocas semanas.
(créditos de la foto)

Hoy Nelson Mandela cumple 93 años. ¡Feliz cumpleaños!

Unidad y pluralismo en el Derecho internacional público y en la Comunidad internacional es el título de un excelente libro que recoje las contribuciones al Coloquio en homenaje a Oriol Casanovas, que tuvo lugar en Barcelona, del 21 al 22 de mayo de 2009. El libro ha sido editado por los profesores Ángel J. RODRIGO y Caterina GARCÍA, ambos de la Universitat Pompue Fabra. A continuación transcribo una síntesis de los contenidos del libro:

Esta obra contiene un diálogo científico entre la obra del profesor Oriol Casanovas, Unidad y pluralismo en Derecho internacional público, y un conjunto de trabajos de destacados iusinternacionalistas españoles y extranjeros con el doble objetivo de rendirle un merecido homenaje a dicho autor por medio del estudio de una de sus principales obras.

El punto de partida es el enfoque metodológico, algunas de las ideas y de la sensibilidad jurídica que llevaron a Oriol Casanovas a explicar la evolución y ampliación material del Derecho internacional, la creación de regímenes internacionales, el incremento de órganos de solución de diferencias, entre otros rasgos actuales, como manifestaciones del pluralismo que existe en la Comunidad internacional y en el Derecho internacional público sin que todo ello impida mantener su unidad.

Los trabajos contenidos en esta obra representan “una vuelta a la teoría” para analizar, con el contrapunto de los trabajos de la Comisión de Derecho Internacional y de M. Koskenniemi sobre la materia, un buen número de ideas, técnicas, principios, reglas, instituciones o prácticas que permiten abordar los desafíos que la unidad formal y material del ordenamiento jurídico internacional tiene en el contexto de pluralismo jurídico y social que existe en la Comunidad internacional contemporánea.

Algunas de las ideas básicas que se pueden destacar es que es posible defender la unidad formal y material del Derecho internacional público. La unidad formal deriva, por un lado, de la existencia de una regla de reconocimiento en el sistema jurídico internacional, que se puede concebir como una convención que tiene una dimensión constitutiva a partir de la cual se pueden establecer criterios técnicos para la identificación autónoma del derecho en la comunidad internacional. Y, además, la unidad formal está basada también en la relación entre las normas primarias y las secundarias y en un conjunto de principios reglas y técnicas que tienen por objeto contribuir a la interpretación y aplicación coherente de las normas jurídicas internacionales. La unidad del Derecho internacional, por su parte, está basada también en argumentos de carácter sustantivo puesto que deriva de la base social que regula, la comunidad internacional, de la existencia de un criterio material de identificación del ordenamiento jurídico internacional, de la identificación de valores e intereses fundamentales de la misma y de las normas que formalizan jurídicamente tales valores e intereses y, por último, de un conjunto de principios, reglas y técnicas que ayudan a hacer posible la unidad material.

Esta obra se caracteriza por dos rasgos fundamentales: es un homenaje a la trayectoria docente e investigadora del profesor Oriol Casanovas y La Rosa y, además, es el análisis más exhaustivo realizado en la doctrina española sobre uno de los grandes debates mantenidos en la doctrina iusinternacionalista en este principio de siglo, el de la unidad y el pluralismo en el ordenamiento jurídico internacional y en la comunidad internacional. Por ello, se trata de una obra básica para los especialistas en la materia.

El viernes pasado tuve el gran gusto de almorzar con el Profesor Oriol Casanovas i La Rosa en Barcelona, en una comida organizada por mi amigo el Profesor Ángel Rodrigo. Los que conocen al Dr. Casanovas saben que es un almacen de cultura bien digerida. A mí me gusta mucho escucharlo hablar de historia de las relaciones internacionales de España: conoce los textos y libros más desconocidos, narra las mejores anécdotas y recuerda con exactitud los nombres de los lugares y los personajes. Dedicamos un buen rato a hablar de su amigo el Dr. Miquel A. Marín (1906-2001) y tuve la fortuna de recibir una copia de Al servei de les Nacions Unides: records personals, que reúne unas conferencias que el Dr. Marín impartió en la Universidad Pompeu Fabra del 4 al 10 de marzo de 1992, que incluye una nota biográfica escrita por el Dr. Casanovas.

La biblioteca del Dr. Casanovas es un reflejo de esa curiosidad y por eso tienen que estar muy satisfechos los usuarios de la biblioteca de la Universidad Pompeu Fabra, a la que el Dr. Casavonas ha donado 4500 ejemplares de su biblioteca particular de derecho y relaciones internacionales. Muchos investigadores se acercarán a consultar esos libros, que el Dr. Casanovas ha entregado catalogados exquisitamente. Pregunté cuántos de esos libros eran sobre la historia de las relaciones internacionales de España. Medio millar, aproximadamente, fue la respuesta. Habrá que hacer un par de visitas para acariciar esos libros.

Louis Henkin (1917-2010)

octubre 15, 2010

Louis Henkin, profesor emérito en la Universidad de Columbia, murió ayer a los 92 años. Fue mi profesor en la Academia de Derecho Internacional de La Haya en 1989, cuando impartió su curso general de derecho internacional público llamado International Law: Politics and Values, que después se publicó como un libro en 1995. Yo ya había leído su libro How Nations Behave y usé la que luego supe que sería su frase más citada en el primer artículo que publiqué en 1988 como estudiante de derecho en mi querida revista Lecciones y Ensayos: “almost all nations observe almost all principles of international law and almost all of their obligations almost all the time.” Por eso fue un gran gusto encontrarme con él como profesor en La Haya. Lo recuerdo como un profesor entrañable, tranquilo y pausado, pero a la vez apasionado por el derecho internacional. Solía seguir las discusiones con los alumnos en el comedor de la Academia. Luego tuve la oportunidad de usar mucho su libro de texto International Law: Text and Materials, que ya va por la quinta edición de 2009. Será recordado siempre por su contribución al derecho internacional de los derechos humanos. Que en paz descanse.

Shabtai Rosenne (1917-2010)

octubre 8, 2010

El profesor de derecho internacional Shabtai Rosenne murió en Jerusalen el pasado 21 de septiembre. Tenía 93 años. Todos los que nos dedicamos al derecho internacional conocemos su nombre y especialmente su monumental obra sobre la Corte Internacional de Justicia (The Law and Practice of the International Court of Justice 1920-2005). Como asesor jurídico del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel participó en infinidad de conferencias, como la Tercera Conferencia de Derecho del Mar, que produjo la Convención de Naciones Unidas de Derecho del Mar de 1982, y negociaciones internacionales, como en el incidente entre Argentina e Israel por el secuestro de Adolf Eichmann en Buenos Aires. Una experiencia en derecho internacional muy difícil de igualar.

Apenas conocí al profesor Rosenne. Tuve la oportunidad de saludarlo en 2002, en Naciones Unidas, con ocasión del 20 aniversario de la Convención de Naciones Unidas de Derecho del Mar. Alguna vez me pidió que le mandara copia de un artículo en castellano, que no podía encontrar en Israel. Pero mi experiencia más grata con el profesor Rosenne ocurrió cuando recibí una amable carta suya, fechada el 23 de abril de 1997. En esa carta me agradecía que le hubiera enviado una copia de mi libro sobre La jurisdicción consultiva de la Corte Internacional de Justicia, publicado en 1996, me aseguraba que lo había leído con interés y me felicitaba por el libro. Para mí fue magnífico recibir una opinión tan favorable del mayor y más completo estudioso de la Corte Mundial, que un comentarista ha calificado como el ‘James Boswell’ de la Corte International de Justicia. Que en paz descanse.