Home

Reflexión sobre la reforma del sistema interamericano de protección de los derechos humanos

abril 11, 2012

Estoy en Lima, invitado por la ONG Perú Equidad, para discutir sobre la reforma del sistema interamericano de protección de los derechos humanos.

El taller tiene lugar en un momento en que las voces críticas de los Estados son notorias, incluidas las del gobierno peruano, que se ha mostrado beligerante con la Comisión Internamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamerican de Derechos Humanos tras la notificación del caso Chavín de Huántar, un rescate de 72 rehenes famoso en Perú, realizado por un commando especial, que es bien considerado por la opinión pública peruana.

El malestar del gobierno peruano no es único. Llaman también la atención las críticas de Ecuador por los casos de libertad de expresión y, especialmente, la reacción de Brasil por las medidas provisionales que incialmente ordenaron la suspensión de la construcción de la represa de Monte Bello. Estas medidas provisionales se dejaron sin efecto, pero no antes de que Brasil dejara de pagar su aportación a la OEA y tomara medidas beligerantes contra la CIDH. Entre tanto hubo unas desafortunadas declaraciones del Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, que ante el enojo de Brasil se refirió a la falta de obligatoriedad de las medidas provisionales en relación con caso de la represa de Bello Monte. A todo esto, como recordó Ariela Peralta (CEJIL), había que añadirle un conflicto interno sobre la elección del Secretario Ejecutivo de la CIDH.

El establecimiento del Grupo de Trabajo Especial de Reflexión sobre el Funcionamiento de la CIDH para el Fortalecimiento del SIDH, ocurrido como consecuencia de la decisión tomada en la Asamblea General de la OEA que tuvo lugar en El Salvador en junio de 2011, no puede ser interpretada sin una conexión directa con la tensión de fondo entre los Estados y las instituciones regionales de protección de los derechos humanos. Los temas de la agenda del Grupo de Trabajo, de cuya elaboración fue excluida la sociedad civil, reflejan también esa tensión.  Los temas de la agenda incluyeron: la designación del Secretario Ejecutivo de la CIDH, los desafíos y objetivos de mediano y largo plazo, las medidas cautelares, los asuntos de procedimiento en la tramitación de casos y peticiones individuales, las soluciones amistosas, los criterios para la construcción del Capítulo IV del informe anual de la CIDH, la promoción de los derechos humanos y el fortalecimiento financiero del SIDH. El informe final ha sido criticado especialmente por hacer recomendaciones que la Corte y la Comisión ya llevan implementando desde hace tiempo o por establecer mandatos sin prever los recursos necesarios, pero en general el proceso de reflexión mismo debería tener una valoración positiva.

La revista Aportes DPLF (Revista de la Fundación para el Debido Proceso) está totalmente dedicada en su número 16, recientemente publicado, a la discusión del proceso de reflexión y su resultado. Muy recomendable.

One Response to “Reflexión sobre la reforma del sistema interamericano de protección de los derechos humanos”

  1. Milena Soto Dobles Says:

    En Costa Rica existe también un malestar con la Comisión y se está a la espera del fallo de la Corte, en relación al caso de Fertilización in vitro. El Gobierno pretendía apoyar como una muy buena parte de la población lo hace, el derecho a la vida de los embriones, respecto a la fertilización in vitro.

    En este país no existe ley sobre la fertilización in vitro y además la Sala Constitucional declaró inconstitucional este procedimiento, al considerar que no se respeta el derecho a la vida, ya que en el proceso mueren varios embriones fertilizados y de acuerdo a nuestra Constitución Política y a la Convención Americana de Derechos Humanos, la vida empieza en el momento de la concepción.

    Por su parte, una mayoría muy importante de ciudadanos y ciudadanas, apoyan esta tesis. Quienes la adversan, en su mayoría son pequeños grupos pro aborto y pro matrimonio entre homosexuales y se ha iniciado un apoyo por estos últimos, al establecimiento de un Estado Laico. En Costa Rica, la Constitución Política sigue diciendo que la religión católica es la del Estado.

    El asunto es llevado por un matrimonio heterosexual, a la Comisión Interamericana, ya que al no poder tener hijos no pueden acudir en este país a la fertilización in vitro, entonces demandan al Estado costarricense ante esta Comisión.

    La Comisión recomendó al Estado costarricense, promulgar una ley que regulara este tema. El Poder Ejecutivo envió entonces un proyecto a la Asamblea Legislativa que tenía sus complicaciones, pues permitía solo la fertilización de un óvulo, además científicamente tenía sus problemas por otras razones.

    El proyecto no logró el consenso en la Asamblea Legislativa y fue desechado. Ahora nos encontramos a la espera del veredicto de la Corte Interamericana, ante la cual se ha alegado entre otros temas, falta de competencia, ya que el derecho a la fertilización no es un derecho humano consagrado en la Convención. Esperaremos a ver que pasa.

    He sido una defensora del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, como abogada y profesional en este campo. Sin embargo, en el caso de Costa Rica y algunos otros, pero del que mejor puedo hablar es del caso de mi país, ya que le he dado seguimiento, pareciera que la Comisión resuelve y está muy ajena a acontecimientos relacionados con el caso que ocurren dentro del país. No se toman en cuenta aspectos de idiosincracia, valores de identidad de la mayoría de la ciudadanía, lo que sí ocurre en un Tribunal Constitucional.

    Ahora, los derechos humanos son valores internacionales y siempre ha existido la discusión se deben ser vigentes en toda sociedad. Un caso muy típico, es en una sociedad tribal que se acepte el asesinato en ciertos casos, si esos puede ser respetado por el resto de la sociedad y por los derechos humanos.

    Desde luego que diríamos que no, es inaceptable para un sistema de derechos humanos, pero en algunas sociedades, por más que nos globalicemos, existen valores e identidades irrenunciables, como es el caso de equiparar el aborto a un crimen.

    Entonces se deben discutir los límites que debe tener un Sistema Internacional de Derechos Humanos. También es cierto que producto de la progresividad de los derechos humanos, se pueden reconocer nuevos derechos humanos, de acuerdo a las circunstancias, pero tampoco podemos darle las condiciones de un derecho humano a circunstancias o condiciones con mucha facilidad, pues estos se desnaturalizarían.

    Por esta razón se debe revisar muy bien el concepto de derecho humano y su ligamen con la dignidad de las personas, al considerar que estas son un fin en sí mismas y nunca un medio para llegar a un fin. Si este concepto se desnaturaliza, los derechos humanos se pueden convertir en demagogia y pueden ser utilizado por grupos de conformidad con sus intereses.

    Me gusta


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: