Home

Hace un tiempo escribí un post llamado ‘la universidad en todos lados’. Alguno quizá lo recuerde. Pues ya tenemos una oferta de un Curso de introducción derecho de la Unión Europea (en inglés) en la plataforma coursera. El curso es gratuito y estará  a cargo del profesor Stefaan Van der Bogaert de la Universidad de Leiden. En el video se puede ver una explicación. Espero que pronto las universidades hispanoablantes nos animemos a participar y ofrecer cursos gratuitos en castellano.

El profesor Antonio Blanc Altemir ha tenido la gentileza de enviarme su nuevo libro La Unión Europea y el Mediterráneo. De los acuerdos a la primavera árabe, publicado por Tecnos. Esta es la descripción del libro:

El libro analiza la evolución de las relaciones entre la Unión Europea y los países del Mediterráneo durante los últimos cincuenta años. La obra comienza con el estudio de los primeros acuerdos comerciales para continuar después centrándose en el denominado «proceso de Barcelona» iniciado en 1995. Los tres pilares de la declaración de Barcelona son objeto de análisis específico así como el seguimiento del proceso euromediterráneo a lo largo de estos años. El libro continúa con las implicaciones de la Política Europea de Vecindad y de la Unión por el Mediterráneo, para pasar posteriormente a centrarse en la denominada «primavera árabe» y particularmente en su evolución en los diferentes países, así como en la reacción de la UE, de las Naciones Unidas y del resto de Oganizaciones internacionales ante dicho fenómeno.

El último capítulo hace referencia a la necesidad de replantear las relaciones euromediterráneas dada la nueva situación creada en la región mediterránea tras las revueltas en los países árabes, la intervención en Libia y la actual situación en Siria. En todos estos casos se constata que la actuación de la UE ha sido demasiado lenta y desdibujada teniendo en cuenta el interés que presenta la región mediterránea para la seguridad y estabilidad de la propia Unión Europea.

Muy pocos juristas conocen el derecho de la Unión Europea como Daniel Sarmiento. En este trabajo sobre “La aplicación del Derecho de la Unión por el Tribunal Supremo en tiempos de crisis”, Daniel hace un estudio crítico que ilumina las dificultades, pero sobre todo las incorrecciones en la aplicación de los principios básicos del derecho de la Unión Europea por parte del Tribunal Supremo español. Animo a que lean el artículo ya sea por interés en el derecho de la Unión Europea o, más específicamente, por interés en la forma en que los tribunales aplican el derecho de la Unión Europea. Yo ahora me quedo con la parte más optimista del artículo de Daniel, que ocurre hacia el final, cuando nos ofrece tres vías para evitar incumplimientos judiciales y mejorar la relación del derecho de la Unión Europea y los tribunales nacionales. Esas vías son:

En primer lugar, la ingobernable complejidad que afecta al Derecho de la Unión es perfectamente manejable con una formación de los magistrados bien orientada. A primera vista puede parecer poco atractivo realizar un curso sobre efecto directo o primacía, pero la experiencia demuestra que estas cuestiones se encuentran expuestas a continuas evoluciones. Es muy probable que los magistrados españoles se encuentren perfectamente familiarizados con Van Gend en Loos, pero seguramente ignorarán la importancia de sentencias más recientes como Kükükdeveci, Wells o Domínguez. El Consejo General del Poder Judicial podría analizar cuáles son las materias donde surgen los mayores problemas de aplicación del Derecho de la Unión entre los tribunales españoles, y a partir de esa información programar la formación. Este tipo de formación “orientada”, ciblée, evitaría que nuestros órganos jurisdiccionales incurran en errores como los expuestos en páginas anteriores.
En segundo lugar, la doctrina debería colaborar más. La doctrina española especializada en Derecho de la Unión presta mucha atención a la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, pero muy poca a la producida en España. Los comentaristas españoles que conocen en detalle la compleja estructura del Derecho de la Unión deberían entablar una discusión más fluida e intensa con los altos tribunales de su país, y eso empieza con los comentarios de sentencias. Es necesario que los comentaristas españoles aborden con más frecuencia la jurisprudencia europea del Tribunal Supremo español, pues sólo así se desarrollará una conciencia colectiva, crítica e informada que impulse cambios a mejor. Estos cambios no tienen por qué venir exclusivamente desde el interior de la judicatura; la doctrina puede animarlos activamente, y buena prueba de ello es que así sucede en la mayoría de las áreas del Derecho con total normalidad. Pero no cuando se trata del Derecho de la Unión.
En tercer lugar, no podemos olvidarnos de los abogados, tradicionalmente preteridos cuando hablamos de la aplicación judicial del Derecho de la Unión Europea. El papel del letrado es crucial, y no sólo porque sea capaz de convencer al juez en una dirección u otra, sino porque el planteamiento que haga del caso condicionará irremediablemente a la sentencia final. Si el argumento de Derecho de la Unión está mal construido o enfocado, la sentencia posterior tendrá muy pocas posibilidades de aportar referencias útiles en la materia. Y aquí el déficit es aún mayor: no existe formación desde los colegios profesionales, no existen despachos de abogados especializados en Derecho de la Unión (salvo unos pocos, centrados casi exclusivamente en Derecho de la competencia), ni tampoco se han desarrollado movimientos asociativos de abogados en esta dirección. El panorama es, visto así y en líneas generales, bastante preocupante.

¡Muy recomendable!

GGS Working Paper Series: Worlds Apart? Comparing the Approaches of the European Court of Justice and the EU Legislature to International Law.

Abstract:

This paper examines and compares the approaches taken by the European Court of Justice and the EU legislature towards international law. Although the Court and legislature are tasked with different roles, such a comparison is warranted, especially since many of the complex legal problems facing the EU regarding international law in recent years have arisen in part due to a growing divergence between the two approaches. We begin by looking at the EU Treaties. Although little guidance is given on how international law is to be applied within the EU legal order, the Treaties are not entirely silent. Numerous references to international law and multilateralism, especially those included post-Lisbon, guide the Court and the legislature, helping to minimise inconsistencies between their approaches. We examine the Court’s approach to international law, which, especially in the light of recent case law, is much less ‘open’ than it is often portrayed. It stands in some contrast to that of the legislature, which shows greater willingness to take into account international law. We argue that the Court’s more guarded approach, often motivated by a desire to preserve the autonomy of EU law, is largely unwarranted. Rather, the Court should enter into a more open dialogue with international law, helping the EU to “contribute […] to the strict observance and the development of international law”, as prescribed by Article 3(5) TEU.

La séptima conferencia GREIT (Group for Research on European and International Taxation) se celebra los próximos 13 y 14 de septiembre en Madrid, en IE Law School, con el título Litigating EU Tax Law in International, National and Non-EU National Courts. El programa es excelente, con temas muy interesantes, como el alcance extraterritorial del derecho tributario europeo o su conexión con el arbitraje,  y nombres muy conocidos para los que nos dedicamos al derecho internacional, como el del profesor Giorgio Sacerdoti, antiguo miembro del Organo de Apelaciones de la OMC. Felicitaciones a Daniel Sarmiento y Marie-José Garot por la organización de la conferencia. Aquí pueden inscribirse y, si tienen dudas o preguntas, pueden dirigirse a mi colega Domingo Jiménez-Valladolid [domingo.jimenezvalladolid@uam.es].

Interesante análisis y propuestas de José Ignacio Torreblanca y José M. de Areilza en Una hoja de ruta para salvar el euro desde España.

Carmen Pérez González (Universidad Carlos III de Madrid) ha tenido la gentileza de enviarme una copia de su flamante libro sobre Migraciones irregulares y Derecho internacional (2012). Lo abre con una cita del gran Robert Louis Stevenson, quien en “El emigrante por gusto” y tras su experiencia de viaje a través de Estados Unidos afirmó que “nada hay tan agradable de imaginar y tan patético de contemplar” como la emigración. Según su descripción, el libro “aborda el modo en que el Derecho internacional y el Derecho de la Unión Europea se enfrentan hoy al fenómeno migratorio y, en particular, a la inmigración ilegal, analizando los límites que se imponen a los Estados a la hora de decidir sobre la devolución de aquellos extranjeros que se encuentran en situación administrativa irregular”. Un tema importante y una reflexión necesaria sobre el “Derecho internacional de las migraciones”. ¡Enhorabuena!

La Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de La Rioja organizan el seminario El nuevo tratado de estabilidad en la unión europea: ¿un instrumento admisible, eficaz, transitorio? El expresidente del Gobierno, Sr. Felipe González, impartirá la conferencia inaugural el próximo miércoles 11 de abril de 2012 a las 9:30 horas. El seminario continúa el 17 de mayo con tres mesas de discusión en torno al derecho, las instituciones y la economía del nuevo tratado, y una conferencia de clausura a cargo del economista Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales. El programa se desarrollará en la Representación en España de la Comisión Europea (Paseo de la Castellana, 46) y para asistir hay que confirmar la asistencia a la conferencia inaugural y/o a las mesas redondas enviando un correo a decanato.fcjs@unirioja.es.

El Tratado de Estabilidad de la UE es el  tratado de la sospecha, según Ignacio Torreblanca, que afirma que puede “servir para que los que tienen la responsabilidad de sacar a Europa de la crisis (es decir, Alemania y el BCE) tengan la legitimidad para hacerlo y lo puedan hacer de forma efectiva”. También recuerda algo en lo que sí parece haber una interpretación de consenso : que el Tratado se queda corto, que es insuficiente. Mis colegas Carmen Martínez Capdevila, Mariola Urrea e Irene Blázquez están organizando una conferencia para analizar el tratado que tiene una pinta excelente. Los mantendré informados.

Quienes estén interesados en leer un análisis jurídico claro, preciso y conciso sobre el tratado para reforzar la unión económica europea pueden leer el artículo que ha escrito José Martín y Pérez de Nanclares para el Instituto Elcano. En su artículo,  El nuevo tratado para reforzar la unión económica: una “cura de urgencia” excepcional y transitoria, el catedrático de derecho internacional de la Universidad de Salamanca describe las características principales de este tratado y presenta una serie de dificultades que plantea desde la perspectiva de las instituciones europeas y del derecho de la Unión Europea. Todos esos importantes aspectos no nublan el juicio del autor, para quien, “no conviene sobredimensionar” las dificultades jurídicas.

Por una parte, porque la redacción que se ha dado al borrador de nuevo tratado que se acaba de conocer se cuida mucho de soslayar cualquier atisbo de posible conflicto institucional o jurídico. Por otra parte, porque en realidad el verdadero problema de fondo es en primera línea de naturaleza económica y política: económica en cuanto la intención última de estas medidas es salvar el euro; y política porque lo que late en el fondo del debate es el agotamiento del modelo que en las últimas seis décadas ha servido de fundamento para el proceso de integración.