Home

LA GUERRA DEL ARENQUE ATLÁNTICO-ESCANDINAVO ENTRE LAS ISLAS FEROE Y LA UNIÓN EUROPEA HA LLEGADO A SU FIN

Por Rosa M. Fernández Egea (UAM)

Hace algunos meses que en este blog comenté las acciones judiciales que había interpuesto Dinamarca, en nombre de las Islas Feroe frente a la normativa de la Unión Europea (UE) que establecía ciertas restricciones comerciales sobre la pesca del arenque atlántico-escandinavo.

Ya entonces se había producido un acercamiento de las posiciones entre la UE y las islas Feroe, concluyéndose en marzo de 2014 varios acuerdos políticos en los que las partes se comprometían a permitir el acceso mutuo a los caladeros de ciertas pesquerías, como la caballa, en sus aguas jurisdiccionales, así como a llevar a cabo una pesca sostenible.

Sin embargo, no fue hasta el 11 de junio de 2014 cuando se produjo un acuerdo político entre la UE y las islas Feroe relativo a la pesquería afectada por las medidas restrictivas, el arenque atlántico-escandinavo. Mediante dicho acuerdo, los dos países permitirán su pesca en sus respectivas aguas territoriales y anuncian una gestión sostenible de este recurso.

Este nuevo acuerdo ha puesto fin a la controversia pesquera, comprometiéndose la UE a derogar las medidas restrictivas del comercio, lo que hizo mediante el Reglamento de Ejecución (UE) nº. 896/2014 de la Comisión de 18 de agosto de 2014 (DOUE L244/10, de 19.8.2014). Y ello porque, en virtud del artículo 7 del Reglamento (UE) 1026/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, sobre determinadas medidas destinadas a la conservación de las poblaciones de peces en relación con los países que autorizan una pesca no sostenible, las restricciones comerciales dejarán de aplicarse cuando el país afectado –aquel que permite la pesca no sostenible- haya adoptado medidas correctoras adecuadas y necesarias para la conservación y gestión de la población de peces concernida. En este caso, las islas Feroe establecieron un límite de capturas de arenque para 2014 muy inferior al establecido el año anterior: de 105.230 se ha pasado a 40.000 toneladas.

Las demandas interpuestas por las islas Feroe también han sido retiradas.

Así, el 21 de agosto de 2014, Dinamarca –en representación de las islas Feroe- y la UE solicitaron mediante Comunicación conjunta el término de la disputa ante el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC (Doc. WT/DS469/3; G/L/1058/Add.1, de 25.8.2014).

Y por lo que respecta a la demanda ante la Corte Arbitral Permanente, a petición de las partes, mediante comunicado conjunto con fecha de 27 de junio de 2014, el tribunal arbitral decretó sesenta días de suspensión en su providencia de 30 de junio de 2014 [la providencia de suspensión puede consultarse aquí], determinado que cada parte tenía que comunicar al tribunal arbitral antes del 29 de agosto de 2014 sus posiciones con respecto a la reanudación de las actuaciones o continuación de la suspensión. El 21 de agosto de 2014, antes de que transcurriera el plazo establecido por el tribunal arbitral, las partes solicitaron, también de forma conjunta, la terminación del litigio. La providencia de 23 de septiembre de 2014 ha puesto, de esta forma, fin a la controversia [La providencia de terminación puede consultarse aquí].

Por un lado, es positivo que las partes en un litigio lleguen a un acuerdo para darlo por concluido mediante una solución que, en principio, parece que les satisface a ambas. Pero, por otro lado, es una oportunidad perdida para obtener pronunciamientos internacionales sobre la difícil cuestión de conciliar los intereses comerciales y medioambientales.

En cualquier caso, lo que sí sería deseable es que la solución a la que han llegado las partes mediante los acuerdos políticos referidos respete los niveles de mínimos de sostenibilidad de las pesquerías, según las recomendaciones científicas. Y ello por dos motivos. El primero porque así se permite la salvaguarda de los recursos pesqueros concernidos y la garantía de su supervivencia. El segundo es porque, de tener que aplicar de nuevo la UE sanciones comerciales frente a países que no respeten la gestión sostenible de los recursos pesqueros, sólo predicar con el ejemplo le aportará legitimidad para hacerlo.

Por Rosa M. Fernández Egea (UAM)

Hace algún tiempo que di cuenta en este foro sobre la aprobación de una normativa comunitaria (aquí), el Reglamento (CE) Nº 1007/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de las CE, de 16 de septiembre de 2009, sobre el comercio de productos derivados de la foca, por el cual se prohíbe la importación y la introducción en el territorio comunitario de todos los productos derivados de las focas. Las medidas comerciales concretas han sido adoptadas por la Comisión a través del Reglamento (UE) Nº 737/2010.

Como cabía esperar, Canadá y Noruega, dos países exportadores de productos de foca, interpusieron sendas demandas frente a la UE ante el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC, por considerar que esta normativa contraviene las obligaciones comerciales de la OMC. Canadá solicitó la celebración de consultas el 2 de noviembre de 2009 y el establecimiento de un Grupo Especial el 11 de febrero de 2011, que finalmente fue establecido el 25 de marzo de 2011. Por su parte, Noruega solicitó la celebración de consultas el 5 de noviembre de 2009 y el establecimiento de un Grupo Especial el 14 de marzo de 2011, establecido el 21 de abril de 2011. En virtud del art. 9.1 del Entendimiento de la Solución de Diferencias de la OMC, se acordó unificar ambas causas para su conocimiento por un único Grupo Especial, que finalmente fue establecido el 4 de octubre de 2012. El informe del Grupo Especial se distribuyó a los Estados miembros el 25 de noviembre de 2013.

En concreto, las partes reclamantes consideraron que la normativa comunitaria vulneraban un buen número de disposiciones del Acuerdo de Obstáculos Técnicos al Comercio (en concreto, los arts. 2, apartados 1 y 2; 5, apartados 1, 2, 4 y 6; 6, apartados 1 y 2; 7, apartados 1, 2, 4 y 5; y 8, apartados 1 y 2 del Acuerdo OTC), del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y de Comercio (arts. 1.1, III.4 y XI del GATT), así como del Acuerdo sobre la Agricultura (art. 4.2).

Mientras que la prohibición en sí sobre la importación de los productos de las focas en el territorio comunitario bien pudiera justificarse por un interés general (preocupaciones de moral pública de la UE relativas al bienestar de las focas), lo que ha planteado problemas con las obligaciones del GATT son las excepciones al régimen de importación comunitario. Efectivamente, las excepciones admiten el comercio de ciertos productos derivados de las focas –procedentes de la caza practicada por las comunidades indígenas (Inuit) y de la caza efectuada con fines de gestión de los recursos marinos-, pero que en la práctica otorgan a los productos derivados de las focas originarios de la UE y de determinados terceros países (Groelandia), pero no de Canadá o de Noruega, un acceso privilegiado al mercado de la UE. De esta forma, el Grupo Especial consideró que el régimen de excepciones introduce un trato menos favorable (discriminación de facto) en perjuicio de los productos canadienses y noruegos, de forma contraria a los arts. 2.1 del Acuerdo OTC, y  I.1 y III.4 del GATT. Por otra parte, el sistema establecido para certificar que los productos están en conformidad con las condiciones pertinentes para que puedan introducirse en el mercado de la UE ha sido considerado discriminatorio y restrictivo del comercio, además de inadecuado para evaluar la conformidad de las importaciones de productos derivados de las focas para prevalerse de las excepciones. Además, se vulneraba el art. 5.1 del Acuerdo OTC porque los procedimientos de evaluación previstos en el régimen de la UE no hacían posible el comercio excepcional de estos productos desde la entrada en vigor de la normativa, sino que requerían de un mayor lapso de tiempo.

El Grupo Especial consideró que la discriminación introducida por la normativa comunitaria, además, no podía ser objeto de justificación, en el caso de las obligaciones del GATT, en virtud del apartado (a) del art. XX del GATT, relativo a las medidas “necesarias para proteger la moral pública” (la UE también había invocado la excepción del apartado (b) concerniente a las medidas “necesarias para proteger la salud y la vida… de los animales”, pero de forma insuficiente, a juicio del Grupo Especial), puesto que no se cumplían los requisitos del preámbulo de esta disposición, al constituir una discriminación arbitraria y una restricción encubierta al comercio internacional.

Sin embargo, el Grupo Especial dio la razón a la UE al afirmar que no existe vulneración del art. 2.2 del Acuerdo OTC porque los reclamantes no han podido demostrar la existencia de medidas alternativas que pudieran alcanzar eficazmente el objetivo de protección asentado por la UE en su normativa (argumento que le sirvió para afirmar, prima facie, que la medida comunitaria sí era “necesaria” en el marco del apartado (b) del art. XX GATT, aunque finalmente no pudiera ser justificada). Tampoco se vulnera el art. 5.2 del Acuerdo OTC porque la UE no ha actuado de forma incompatible con la obligación de iniciar y ultimar los procedimientos de evaluación de la conformidad con la mayor rapidez posible. Otras disposiciones del GATT invocadas por los reclamantes, como el art. XI o el art. XXIII, no se consideraron vulneradas, habida cuenta las constataciones de infracción anteriormente referidas.

La decisión del Grupo Especial puede ser objeto de apelación ante el Órgano de Solución de Diferencias, sin embargo, es cuestionable que la UE pudiera tener mayor éxito.

The Changing Nature of International Environmental Law: Evolving Approaches of the United States and the European Union

Joint Symposium ASIL/ESIL International Environmental Law Interest Groups

The Graduate Institute – Geneva

Institut de hautes études internationales et du développement | Graduate Institute of International and Development Studies

22-23 November 2013

Call for Papers – Deadline: Friday, 3 May 2013

The International Environmental Law Interest Groups of the American Society of International Law and the European Society of International Law are delighted to announce that their First Joint Symposium will take place on 22-23 November 2013 at the Graduate Institute in Geneva. The Co-Chairs and Convenors of the Interest Groups join in thanking the Graduate Institute of International and Development Studies and our host, Professor Jorge Viñuales, Director of the Programme on Environmental Studies of the Institute’s Centre for International Environmental Studies, for their kind generosity in providing a venue and refreshments for the Symposium.

Symposium Theme

International Environmental Law is not in the same space that it occupied in 1972 when it burst forth on the international agenda with the Stockholm Conference on the Human Environment. For some time we have been witnessing a fundamental shift in the nature of international environmental law (IEL) from both theoretical and practical perspectives. Many reasons might lay behind this shift. For a start, IEL has had to innovate its way around the “sovereignty barrier” – foundational principles and norms of general international law that continue to uphold a state-based system of international politics and law that is often seen as counter-productive to solving global and regional environmental problems. IEL has done this, in part, through science driven norms, non-consensus decision-making, and a focus on promoting compliance rather than labeling action wrongful with a view to invoking state responsibility.

Then too, IEL has experienced “bottom up” influence from developments in national approaches to environmental protection. Increasingly, IEL has adopted of “second generation” national regulatory techniques including the use of markets, flexibility mechanisms, and privatization. In addition, the underlying reality, which IEL is trying to co-ordinate and steer, is changing. The reality of significant environmental impacts associated with global markets and international investment flows appears to call for a more normatively expansive and inclusive approach. The increasing influence of host of non-state actors such as transnational corporations and expert non-governmental organizations raise questions about participation in and the legitimacy of decision-making and compliance processes.

An emerging new approach to IEL ought to enable us to understand the way various types of soft norms and non-state action influence (or not) the behavior states and key actors beyond states. In this context, most pollution and conservation problems need to be addressed outside of the traditional state system, in what is increasingly described as a multi-level governance framework, with various types of actors having an influence how these norms develop and are supervised. Environmental law approaches and methods have become globalized in various ways, not only by states borrowing from other jurisdictions, but also because e.g. multilateral environmental agreements MEA’s harmonize the way environmental governance is done in various jurisdictions. These environmental law principles and approaches not only travel between national jurisdictions but they also migrate between various levels of governance.

At the same time these macro changes have been influencing the nature of IEL, the approaches to and practice of IEL by the United States and European states is also shifting. Due to their environmental footprint, their economic and geopolitical power, and their technological and financial resources, the US and the EU have a critical impact on the world’s environment, as well as a distinctive ability to shape global environmental politics. Meanwhile, and despite common interests, these two elephants are often said to have developed different approaches to IEL. Notwithstanding strong support for early environmental agreements, the US position over the past two decades has been described as one of disengagement and withdrawal, shying away from binding environmental commitments and favouring unilateral and domestic environmental policies. In contrast, Europe is commonly thought to be a consistent supporter of multilateralism and of legally binding environmental agreements. Additionally, the US and the EU have exhibited marked differences in relation to key IEL principles, from precaution to differential treatment.

The aim of the Symposium, then, is twofold. First, it aims to engage in a search for more sophisticated, nuanced and complex approaches to environmental problem solving and underlying theory of IEL based on the changing nature of the field. Following last year’s Rio+ 20 Conference, we are well placed to consider potential paradigm changers, including whether the concept of sustainable development is still the best idea around which to organize legal protection of the global environment; whether alternative concepts/models might be more effective in stopping environmental harm and improving environmental quality; whether the current preoccupation with “implementation” best serves global environmental protection; and whether international law is up to the regulatory challenges posed by continuing world population growth and increasing consumption.

Secondly, the Symposium also seeks to intensify the transatlantic debate about these important questions, as well as to bring experts from various disciplines and backgrounds to discuss cutting-edge research in the field of IEL. As President Obama begins his second term in office, it seems an opportune time to not only consider the changing nature of IEL, but also to revisit and explore anew the nature, the extent, and indeed the reality of this transatlantic divide and its significance for the development of IEL. Do IEL scholars make too much of US/EU divergences? How do these divergences manifest in specific environmental regimes? What role, if any, do academic, scholarly or theoretical traditions play in the perception of the EU/US divide? Has the Obama administration worked to widen or narrow this divide?

Call for Proposals and Abstracts

The Co-Chairs and Convenors cordially invite the submission of proposals and abstracts on the theme of The Changing Nature of International Environmental Law: Evolving Approaches of the United States and the European Union. Papers presented at the Symposium will be selected through a competitive process. The selection process will be based exclusively on the scholarly merit of proposals received and priority will be given to unpublished papers and work in progress. We welcome proposals from practitioners, diplomats, academics and graduate students that are attentive to one or more aspects of the Symposium theme outlined below.

Each submission should include an abstract of the proposed presentation of no more than 700 words in English or French and a short CV in English or French. Applications should be submitted in a WORD or PDF format. They should be emailed to both Alejandra Torres Camprubi (atorrescamprubi@yahoo.es) and Timo Koivurova (timo.koivurova@ulapland.fi). Please indicate “2013 ASIL/ESIL Symposium” in the subject line of the email.

Deadline

The deadline for submission of proposals is Friday, 3 May 2013. The outcome of the selection process will be notified to all applicants by Monday, 3 June 2013. After selection, each presenter will be expected to produce a draft paper by Monday, 2 September 2013 for circulation among the other Symposium participants.

Basic Symposium details

It is anticipated that the Symposium will run for one day and a half. It will commence on Friday, 22 November 2013 at noon and will run until 5.30 pm on the first day. It will conclude on Saturday, 23 November 2013, but the day will be full with a 9.00 am start and a 5.00 pm wrap up.

The organizers envision a total of six panels – two panels on the first day and four panels on the second – with each panel comprised of four presenters. The contours of each panel will be determined based on proposals and abstracts that are accepted.

Publication

We believe that publishers will be interested in publishing the proceedings of the Symposium in an edited volume. The organizers reserve the right to publish the selected papers. Before publication, all papers will be submitted to peer-review.

Inquiries

For all inquiries, please contact Alejandra Torres Camprubi (atorrescamprubi@yahoo.es) and Timo Koivurova (timo.koivurova@ulapland.fi).

Entrevista a Bruno Simma

enero 20, 2013

Ya está disponible en la red la entrevista de la profesora Christina Voigt (Universidad de Oslo, Noruega) al antiguo Juez de la Corte Internacional de Justicia Bruno Simma. La entrevista se encuadra dentro de las conferencias de la ESIL (ESIL Lectures series), que comenzaron el año pasado con Daniel Goldhagen, David Kennedy y Armin von Bogdandy. La entrevista es excelente y sirve como un recorrido por los grandes temas recientes de la jurisprudencia de la Corte Internacional de Justicia. Es un poco larga, pero muy recomendable. La próxima conferencia ESIL es el miércoles próximo en La Sorbonna, París, y estará a cargo de la profesora Ann Orford (Universidad de Melbourne), que hablará sobre ‘Histories of International Law and Empire’.

Uno de los problemas clave del derecho del mar es la sobre explotación de las especies marinas. Los datos de la FAO son preocupantes, pero la industria difícilmente cambiará si no hay nuevas y mejores regulaciones o si los consumidores no toman conciencia de las consecuencias que tiene elegir uno u otro tipo de pescado. Pero eso es difícil elegir las mejores opciones o evitar los pescados inconvenientes. O quizá ya no lo es tanto. Les presento Seafood Watch, un app para iphone o android desarrollado por el Monterrey Bay Aquarium (qué buenos recuerdos, cuando hace ya muchos años llevé a mi hijo Federico a visitar ese acuario maravilloso). El app, que se puede instalar en sus teléfonos de forma gratuita, permite saber cuáles son las mejores elecciones, las buenas alternativas y los pescados a evitar. También hay información para no perderse cuando uno elige sushi. Un app que ayuda a mejorar las limitaciones del derecho internacional y a cambiar el mundo desde abajo hacia arriba. Tiene el premio aquiescencia de 2012. Por eso he elegido Seafood Watch como mi regalo para los lectores del blog en estas fiestas. Feliz Navidad y Año Nuevo.

Seguro que alguno de nuestros lectores estará interesado en el programa del Joint Workshop of the ESIL Interest Groups on International Environmental Law and on International Economic Law on ‘The United Nations Rio+20 Conference on Sustainable Development: Appraisals and Prospects of a Paradigmatic Concept’, que se celebrará en Valencia el miércoles 12 de septiembre (6-8pm, edificio ADEIT, aula 2.4, 2º piso), la noche anterior a la apertura de la 5ª Conferencia Bienal del ESIL.

PROGRAMME

6-6.10pm: OPENING OF THE WORKSHOP Welcome by the Co-Convenors of the ESIL Interest Groups on International Economic Law (Peter Tobias Stoll) and on International Environmental Law (Alejandra Torres Camprubí)

6.10-6.30pm: KEY NOTE SPEECH Julia Frohneberg (University of Hamburg), ‘Taking Stock of the Concept of Sustainable Development in International Law and International Relations’

6.30- 19h40: PRESENTATIONS

1. Matthias Sant’Ana and Claire Debucquois, Université Catholique de Louvain (Belgium): ‘Rio+ 20 and the Future of Sustainable Development as a Legal Concept: Lessons Learned and Challenges Ahead’

Discussant: Werner Scholtz, North-West Univeristy (South Africa)

2. Carina Costa de Oliveira, FVG-Direito Rio (Brazil), ‘The International Institutional Framework for Sustainable Development: Insufficient Focus on National Implementation’

Discussant: Rike Kraemer, University College London (United Kingdom)3. Takeo Horiguchi, Hokkaido University Graduate School of Public Policy (Japan), ‘The Influence of Sustainable Development on the Proceduralization of International Watercourse Law’

Discussant: Klaus Blank, European Commission (Directorate General for Agriculture and Rural Development)

7.40-7.55pm.: FINAL ROUND OF DISCUSSION

7.55-8pm: CLOSING OF THE WORKSHOP

En septiembre de 2009 se creó el Grupo de Interés de Derecho Internacional del Medio Ambiente de la Sociedad Europea de Derecho Internacional (ESIL- Interest Group on International Environmental Law)  con el objetivo de abordar la materia desde una perspectiva crítica y multidisciplinar. Un año después se celebró en Cambridge (UK) el primer Workshop del Grupo de Interés sobre “Fairness in International Environmental Law”.  Algunas de las contribuciones presentadas fueron aceptadas para su publicación en formato Simposio por el Leiden Journal of International Law (LJIL), que pueden consultar en su último volumen 25, No. 2, de junio de 2012.

La semana pasada, el conocido blog de Derecho Internacional Opinio Iuris ha tomado nota de esta primera contribución formal del Grupo de Interés y ha facilitado el debate académico creando el espacio para el intercambio de ideas entre los destacados profesores Eric Posner y Karin Mickelson, que responden así al artículo introductorio del Simposio (‘Against Fairness? International Environmental Law, Disciplinary Bias and Pareto Justice) preparado por los coordinadores del Grupo de interés Mario Prost y Alejandra Torres Camprubí.

A los seguidores del Derecho Internacional del Medio Ambiente les recomiendo la lectura de esta primera discusión, caracterizada por su agudeza y solidez teórica. Asimismo, les sugiero seguir atentos a las próximas actividades de este Grupo de Interés, que seguramente mantendrán su compromiso y alto nivel. El próximo 12 de septiembre, el Grupo celebrará su primer Joint Workshop con el Grupo de Interés de Derecho Internacional Económico del ESIL que tratará, como no podía ser de otro modo este año, sobre ‘The United Nations Rio+20 Conference on Sustainable Development: Appraisals and Prospects of a Paradigmatic Concept’.

A %d blogueros les gusta esto: